Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
El Semanal Digital
22 octubre 2014. Actualizado 13:52 Director: Antonio M. Beaumont
       Chismógrafo       Ocio       Viajes       Salud       Libros       Estilo       Tecnología       Gastronomía Ir a la portada de El Semanal Digital
  Buscar   Suscríbete a la Newsletter del Chismógrafo
Redes SocialesSíguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en Google+
INICIO -- CHISMOGRAFO -- LIBROS
UNA DERECHA NECESARIA
Sólo conservar los principios garantiza superar las crisis
Pascual Tamburri Bariain
Juan Donoso Cortés fue un hombre de su siglo, pero no por eso renunció a los principios permanentes. Eso lo colocó frente a los constantes problemas y complejos del liberalismo español.
1 de septiembre de 2012  Imprimir este artículo Enviar a un amigo Aumentar texto Reducir texto Compartir: Acceder al RSS Comparte esta noticia en Facebook Comparte esta noticia en Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé Enviar a Digg Enviar a MySpace
ÉL SÍ SE ATREVIÓ
Juan Donoso Cortés. Ensayo sobre el Catolicismo, el Liberalismo y el Socialismo. Estudio preliminar y prólogo de José Luis Comellas. Homo Legens, Madrid, 2012. 334 pp. 23 €.
ARTÍCULOS RELACIONADOS
 Diccionario secreto de políticos rebeldes… antecesores de Cascos

 La mentira más famosa de todos los tiempos, en provecho del Papa

 Un reinado ruinoso preparó España para afrontar las crisis sin acierto

 Nacionalismo y "blindaje", el pecado "secreto" de los liberales

El liberalismo doctrinario ha gozado entre nosotros de una fama excepcionalmente buena. Los liberales del siglo XIX buscaron en él (algunos de ellos al menos) el antídoto contra los errores y defectos que, conocidos, nos habían llevado a nuestra primera guerra civil. Los políticos, politólogos e historiadores del siglo XX han querido encontrar en Destutt de Tracy y en Joaquín Francisco Pacheco los precursores de un Adolfo Suárez para cuya obra se han agotado todos los halagos (aunque la tenemos hoy más a la vista que nunca) y para cuya UCD nunca han bastado todas las zalamerías (pese a que fue la ruina política del centro, la debacle intelectual de la derecha y el eclipse de cualquier verdadero liberalismo). Lo cierto es que, con pocas excepciones (don Federico Suárez primero, José Luis Comellas después), se ha dado del doctrinarismo, y más del español, una imagen sesgada, facciosa, cómoda para quienes se han querido servir de ella pero incompleta y falsa. Tan falsa como para olvidar o marginar, demasiado a menudo, que el máximo intelectual del liberalismo doctrinario, reconocido en España y fuera de ella, fue alguien tan incómodo como Juan Donoso Cortés.

Donoso no gustó en su siglo  a los carlistas ni ha gustado después a muchos reaccionarios, porque no se obcecó en defender como propias las formas políticas del pasado, transitorias y no permanentes y más en manos de una dinastía tan infiel y tan poco digna de fidelidad. Pero con mayor virulencia disgustó a los republicanos, ya que sí fue defensor del principio monárquico y ha merecido como tal ser estudiado por pensadores tan cualificados como Alois Dempff. No gustó ni poco ni mucho a quienes se consideraron de izquierdas o progresistas, ya que defendió la conservación del orden; y fue enemigo de los socialistas cuando muy pocos de éstos había aún en España y cuando muy pocos españoles habían entendido hasta qué punto eran urgentes los peligros planteados por este segundogénito del Nuevo Régimen. Formado en el liberalismo más puro, fue coherente consigo mismo militando como moderado, y buscando tanto en la tribuna política, como en el Parlamento y la diplomacia, un equilibrio entre los principios católicos y las formas modernas; un liberalismo que le llevó a ser activista contra la izquierda y a defender en 1848 las formas fuertes de Narváez contra el riesgo del desorden y la revolución.

Quizá por lo incómodo de su síntesis, esteEnsayo sobre el catolicismo, el liberalismo y el socialismo haya tenido que esperar tanto a que Homo Legens lo edite en España, y eso a pesar de que es nuestra obra política más conocida y citada en un siglo. El retraso puede no haber sido tan malo: gracias a él, Donoso sale a la luz justo cuando España se debate en una crisis tan política y social como económica, y justo cuanto tanto el liberalismo como la derecha carecen del pulso para ofrecer una salida comprensible. La respuesta de Donoso es hoy tan válida como fue escrita: primero hay que pensar en los principios que se defienden, en la visión del mundo que se propugna y en las que se rechazan, y en consecuencia plantear la acción política contingente. Actuar a la inversa, un pragmatismo que ya fue error común en tiempo de Donoso, sólo sirve de ayuda a los políticos que buscan medrar ellos mismos, a los negociantes de turno, a los introductores de contrabando de ideas políticas revolucionarias; España necesitó entonces y necesita hoy una derecha consciente de sus fundamentos y dispuesta a llevarlos a todas sus consecuencias, no a ceder en ellos a cambio de una migaja de la mesa de los demás.

Y por eso conviene leer a Donoso y entender cómo explicó su mundo, ya que nuestra crisis es muy parecida y tampoco en ella podríamos imaginárnoslo a él mendigando favores ni cediendo principios, sin por ello dejar de ser el más liberal de un liberalismo bien entendido.

IR ARRIBA
¿Te ha gustado este artículo? Coméntaselo a tus amigos y conocidos:
en twitter

PUBLICIDAD
Redes SocialesSíguenos en FacebookSíguenos en Twitter

ÚLTIMA HORA

Titulares

Ocio

Viajes

Gastronomía

Salud

Libros

PUBLICIDAD

Publicidad / Contactar / Quiénes somos / Estadísticas
Copyright © El Semanal Digital, S.L. ® El Semanal Digital es una marca registrada. Derechos reservados. España. 2006
Oficina central: C/ Sopelana 11, Oficina 201, 28023, Madrid. Teléfono: 91 4585773 - Fax.: 91 3077652
Política de información / Política de privacidad / Aviso legal /  RSS
  Auditado por Comscore