Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
El Semanal Digital
Ir a la portada       España       Mundo       Economía       Motor       Medios       Deportes separador     Blogs       Reportajes separador Ir a Chismógrafo
   Galería de fotos · Hemeroteca · RSS · El tiempo · Traductor
  Buscar  
Síguenos Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
18 noviembre 2017. Actualizado 00:01 Director: Antonio M. Beaumont
INICIO -- BLOGS
 
Imprimir este artículo Enviar a un amigo Aumentar texto Reducir texto Compartir: Acceder al RSS Comparte esta noticia en Facebook Comparte esta noticia en Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé Enviar a Digg Enviar a MySpace
EL ANÁLISIS

El Gobierno sabe hace días que el PIB crece al 2,6%, pero lo calla

Tanto Solbes como Zapatero conocían antes de sus debates la cifra real, y ayer mismo el Banco de España advirtió del aumento del paro y de que todos los indicadores van a la baja.

La semana pasada en este mismo sitio aventuraba algo que hace ya tiempo vengo diciendo y que cada día se confirma: la situación de la economía va a ser determinante en estas elecciones. Es verdad que hay otros asuntos como el terrorismo o el modelo territorial que son importantes. Pero creo que en este momento del partido los precios, el paro, las hipotecas, el endeudamiento en general van a ser cruciales. Las encuestas lo reflejan en toda su crudeza. Siete de cada diez españoles ya sienten la crisis en sus casas, ven que su bienestar se deteriora por momentos y no creen que vayan a mejorar en el futuro.

Debates como el que mantuvieron Solbes y Pizarro o como el que el pasado lunes enfrentó a Zapatero y Rajoy dan fe del interés de los ciudadanos. En ambos duelos, los candidatos del PP expusieron lo que está ocurriendo en España y su receta para superarlo. Todo lo contrario de lo que hicieron el presidente y el vicepresidente en funciones, quienes una vez más, y en esta ocasión ante millones de espectadores, volvieron a vestir la realidad de fantasía, de datos falseados y por supuesto vendiendo humo, propuestas-trampa que pocos consiguen comprar por su indefinición, por su electoralismo, por su ineficacia a medio plazo y sobre todo en algún caso por ser injustas.

En este sentido hay que entender la última oferta del PSOE: esa ayuda trampa para los que quieran alargar el plazo de su hipoteca. Lo primero que hay que decir es que nadie se explica de dónde salen los 1.000 euros de gastos por la novación de la hipoteca. La ley hipotecaria ya redujo los aranceles de notarios y registradores y éstos no llegan a 100 euros.

Nada dijo Solbes tampoco del Impuesto de Actos Jurídicos Documentados, que depende de las Comunidades Autónomas. Una cosa sí dijo: que había que iniciar una ronda de negociaciones con los fedatarios públicos, con los bancos y cajas y con las Comunidades Autónomas para poder poner en marcha la medida.

De ninguna manera explicó Solbes cómo es que ahora le parece una solución alargar el plazo de la hipoteca y hace unos meses desaconsejaba la medida, al igual que el Banco de España. Ni mencionar que si uno hace las cuentas acaba pagando un riñón, igual le deja la hipoteca al nieto y que si desde luego los precios de la vivienda siguen cayendo puede que el que haga caso al PSOE acabe teniendo una casa que vale menos que el coste de la hipoteca.

Esto me parece grave. Pero aún más grave me resulta que el lunes Zapatero siguiera manejando cifras de crecimiento del orden del 3,7%, cuando tanto el Banco de España como el Ministerio de Economía están hablando ya de un crecimiento del PIB del 2,6%. Y ésta es, según explicaba muy bien ayer Expansión, la tendencia que marca el Indicador Sintético de Economía para los próximos meses.

Se entiende ahora la pregunta de Pizarro a Solbes: ¿desde cuándo saben ustedes que el crecimiento está en franca desaceleración? La respuesta fue obviar la pregunta y salirse por los cerros de Úbeda. Es gravísimo que tanto el presidente como el vicepresidente estén mintiendo a los españoles sobre el verdadero deterioro de la economía española. Y que tengamos que oir a Z hablando de recesión económica mundial o de que el euribor lo marca el Banco Central Europeo. ¿A qué están jugando?

Nos les ha valido con mentir sobre la negociación con ETA o meter la cuchara en empresas privadas o desprestigiar a los organismos reguladores, entre otras lindezas. Ya lo hacen y con total descaro sobre lo más sagrado: la situación económica de todos y cada uno de los ciudadanos. Muchas leyes sociales, algunas sin presupuesto y otras con nula eficacia, mucha paz, solidaridad, alianza y diálogo y resulta que no se ocupan del bienestar inmediato de los españoles. O, peor, les intentan comprar con medidas que o no se van a poner en marcha o son injustas hasta decir basta.

El lunes próximo volverán a decir que el PP ha perdido, que son la crispación personificada, la derecha más rancia y antigua, pero no podrán cambiar una realidad que según pasan ya no los días sino las horas se va agudizando y poniendo en aprietos a más gente. Si quieren únicamente tomamos los datos del Banco de España, los de ayer: empeoramiento de los principales indicadores (actividad comercial, confianza de los servicios, caída del consumo de cemento y bajada de las afiliaciones a la Seguridad Social) y aumento del paro. No se salva ni la inversión en bienes de equipo, que "moderará su fortaleza de los últimos trimestres".
 
Munición tiene la oposición para aburrir. No me extraña que Zapatero se haya retirado a estudiar, cuando desconoce hasta cómo se fija el euribor. Me extraña que en unos días pueda aprender lo necesario para rebatir la realidad de sus propios datos. Supongo que cambiará de maestros. Pero en fin, habrá que estar atentos, por supuesto, al próximo lunes. Querer cambiar la realidad es un ejercicio estúpido además de irresponsable. Y en todo caso, ya ha gastado Z todos sus argumentos generales de crítica al sacar a pasear a Aznar, la crispación, la guerra de Irak, el Prestige...

¿Te ha gustado este artículo? Coméntaselo a tus amigos y conocidos:
en twitter



ACCESO DIRECTO
http://www.elsemanaldigital.com/blogs/
ARCHIVO


PUBLICIDAD

Publicidad / Contactar / Quiénes somos / Estadísticas
Copyright © El Semanal Digital, S.L. ® El Semanal Digital es una marca registrada. Derechos reservados. España. 2006
Oficina central: C/ Sopelana 11, Oficina 201, 28023, Madrid. Teléfono: 91 4585773 - Fax.: 91 3077652
Política de información / Política de privacidad / Aviso legal /  RSS
  Auditado por Comscore