Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
El Semanal Digital
24 julio 2014. Actualizado 22:07Director: Antonio M. Beaumont
Ir a la portada       España       Mundo       Economía       Motor       Medios       Deportes separador     Blogs       Reportajes separador Ir a Chismógrafo
   Galería de fotos · Hemeroteca · RSS · El tiempo · Traductor · Callejero · Seguros · Casas
  Buscar  
Síguenos Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
 
31 de agosto de 2009  Imprimir este artículo Enviar a un amigo Aumentar texto Reducir texto Compartir: Acceder al RSS Comparte esta noticia en Facebook Comparte esta noticia en Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé Enviar a Digg Enviar a MySpace
EL PLATO DEL DÍA
Vientos de guerra para empezar el curso
Soplan vientos de guerra. Las vacaciones estivales, lejos de aplacar los ánimos y relajar el músculo, han excitado los ánimos de los gobernantes y en los recovecos del poder hierve la furia. No se trata de lo que diga o proteste el PP, cuyos líderes parecían este verano sacados a la fuerza de chiringuito para decir tal o cual cosa contra el presidente del Gobierno; si hubieran aplicado a sus discursos la misma convicción con la que se dieron crema bronceadora, hasta Bibiana Aído estaría preocupada. Pero no es el PP quien ha desvelado las perfumadas noches de Zapatero. Tampoco el desastre de coordinación de su Gobierno, en el que Pepiño Blanco anuncia las medidas económicas mientras Elena Salgado se dedica a crear más altos cargos. Ni siquiera el desastre de la economía o las meteduras de pata de Corbacho parecen inquietar al líder socialista.

No, lo que ha desatado todas las furias del averno, lo que ha puesto a Zapatero en estado de alerta roja ha sido una de esas decisiones tomadas en Consejo de Ministros en plena canícula veraniega, mientras la clase política sesteaba. Una decisión aparentemente inocua o de trámite administrativo, pero con efectos devastadores en el equilibrio mediático de la izquierda. Se trata de la aprobación de la TDT de pago, un misil en la línea de flotación del acorazado de Prisa, pero, sobre todo, el cheque en blanco que necesitaba el grupo de Roures (La Sexta y Público) para tener carta de ciudadanía en el mundo de la izquierda. Casi seis años después de su primera victoria, Zapatero ha hecho posible lo que una vez dijo a sus allegados políticos: Prisa es González, es el pasado; nosotros necesitamos un grupo de futuro.

He aquí, en resumen, la clave del curso político que empieza. Habrá polémicas y tensiones por la subida de impuestos, la sentencia del Estatuto de Cataluña, el aumento vertiginoso del paro, el espionaje al PP, la ley del aborto y otras calamidades. Pero nada de todo esto inquieta a Zapatero; lo que de verdad le turba el ánimo y le hace perder la calma es la reacción del grupo Prisa por culpa de la TDT de pago. Y es evidente que Juan Luis Cebrián, el capitán del destructor, ya ha orientado los cañones hacia La Moncloa, donde recuerdan estos días la gloriosa frase de Pío Cabanillas "Cuerpo a tierra, que vienen los nuestros".
¿Te ha gustado este artículo? Coméntaselo a tus amigos y conocidos:
en twitter
COMENTARIOS
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. ¿Te ha gustado? ¿Qué destacarías? ¿Qué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.


El horario para añadir comentarios es de 7:00 a 00:00



ACCESO DIRECTO
http://www.elsemanaldigital.com/blogs/
ARCHIVO


PUBLICIDAD

Publicidad / Contactar / Quiénes somos / Estadísticas
Copyright © El Semanal Digital, S.L. ® El Semanal Digital es una marca registrada. Derechos reservados. España. 2006
Oficina central: C/ Sopelana 11, Oficina 201, 28023, Madrid. Teléfono: 91 4585773 - Fax.: 91 3077652
Política de información / Política de privacidad / Aviso legal /  RSS
  Auditado por Comscore