Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
El Semanal Digital
2 septiembre 2014. Actualizado 00:22Director: Antonio M. Beaumont
Ir a la portada       España       Mundo       Economía       Motor       Medios       Deportes separador     Blogs       Reportajes separador Ir a Chismógrafo
   Galería de fotos · Hemeroteca · RSS · El tiempo · Traductor · Callejero · Seguros · Casas
  Buscar  
Síguenos Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
 
2 de julio de 2009  Imprimir este artículo Enviar a un amigo Aumentar texto Reducir texto Compartir: Acceder al RSS Comparte esta noticia en Facebook Comparte esta noticia en Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé Enviar a Digg Enviar a MySpace
PLATO DEL DÍA
De Garoña a Kyoto pasando La Moncloa
El acalorado debate sobre la central nuclear de Garoña poco tiene que ver con el recibo de la luz o con su impacto real en la capacidad energética de España. Lo que se debate no es un problema técnico, sino una opción ideológica que demoniza la energía nuclear. Garoña se convierte así en el símbolo de ese combate entre el vetusto ecologismo de izquierda y el pragmatismo de buena parte de la clase política, incluidos notables dirigentes socialistas como Felipe González.

Por primera vez, la socialdemocracia aparece dividida y emerge una nueva generación de ecologistas que están revisando sus postulados ante el calentamiento del planeta. Durante más de 30 años, la izquierda europea abrazó el credo antinuclear (que no regía para los países comunistas, por cierto), en beneficio de los combustibles fósiles, el petróleo y el carbón sobre todo.

Pero los profetas que anunciaban un mundo radiante poblado de florecillas silvestres y amenizado por alegres trinos si se cerraban las centrales atómicas no sólo se equivocaron: además contribuyeron a contaminarlo, a aumentar los niveles de CO2 y, en suma, a acelerar el calentamiento global. ¿Sería hoy tan alarmante la crisis climática si hace tres décadas se hubiera reducido drásticamente el empleo de combustibles contaminantes y se hubiera impulsado la tecnología nuclear? ¿Cumpliría España con los requisitos de Kyoto si en vez de seis centrales como Garoña tuviera 90 como Francia?

Estas son las preguntas que dividen hoy al movimiento ecologista, escindido entre los reaccionarios antinucleares y los que creen que se han perdido años preciosos por un dogmatismo cerril. De ahí que consideren que clausurar Garoña, aunque sea en 2013, es una decisión retrógrada que nos aleja de Kyoto. De poco sirve instalar bombillas de bajo consumo si se sigue quemando petróleo para que alumbren.
¿Te ha gustado este artículo? Coméntaselo a tus amigos y conocidos:
en twitter
COMENTARIOS
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. ¿Te ha gustado? ¿Qué destacarías? ¿Qué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  E-mail (*):  
  Titulo:  
  Comentario:  
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website elsemanaldigital.com tienen carácter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de elsemanaldigital.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
elsemanaldigital.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 


ACCESO DIRECTO
http://www.elsemanaldigital.com/blogs/
ARCHIVO


PUBLICIDAD

Publicidad / Contactar / Quiénes somos / Estadísticas
Copyright © El Semanal Digital, S.L. ® El Semanal Digital es una marca registrada. Derechos reservados. España. 2006
Oficina central: C/ Sopelana 11, Oficina 201, 28023, Madrid. Teléfono: 91 4585773 - Fax.: 91 3077652
Política de información / Política de privacidad / Aviso legal /  RSS
  Auditado por Comscore