Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
El Semanal Digital
Ir a la portada       España       Mundo       Economía       Motor       Medios       Deportes separador     Blogs       Reportajes separador Ir a Chismógrafo
   Galería de fotos · Hemeroteca · RSS · El tiempo · Traductor
  Buscar  
Síguenos Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
24 abril 2017. Actualizado 00:01 Director: Antonio M. Beaumont
INICIO -- BLOGS
España inteligible
 Sígueme Imprimir este artículo Enviar a un amigo Aumentar texto Reducir texto Compartir: Acceder al RSS Comparte esta noticia en Facebook Comparte esta noticia en Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé Enviar a Digg Enviar a MySpace

Escenarios agonísticos

En base a hechos consumos. Así ha actuado el nacionalismo catalán desde la instauración del actual régimen democrático. Modificando el status quo en su beneficio y sabiendo que la posible rectificación que ejerciera el Estado del nuevo status quo sería usado como valiosísima munición argumental.

El planteamiento es simple pero extraordinariamente provechoso. Se dio, por ejemplo, con la tramitación del actual Estatuto: los partidos redactan un texto jurídicamente imposible y que rompe de facto la soberanía y la propia Constitución. Lo lanzan rápidamente al pueblo y este, aunque con cifras de participación irrisorias, lo respalda. Y ya tenemos el texto legal impulsado por la mayoría de los partidos regionales y avalado democráticamente "por el pueblo de Cataluña". Ahí queda.

Cualquier medida que se tome a partir de este momento por parte del Gobierno central será, ya se sabe, "una intolerable agresión a Cataluña", "un sometimiento centralista" o "el síntoma inequívoco de la decadencia de un Estado que nunca entendió su propia pluralidad y del que urge escapar cuanto antes".

El resultado es el previsto (y causado) por las oligarquías nacionalistas: una gigantesca frustración colectiva que, por la vía del victimismo, suma nuevos afectos a la causa. No de otra cosa se alimenta el nacionalismo. Los diferentes Gobiernos centrales, sabedores de esta endiablada dinámica y para evitar sus consecuencias, han mirado hacia otro lado en asuntos como la política lingüística o la representación internacional, el llamado DiploCat.

Han dejado hacer. El llamado "procés" no es sino la sublimación de esta estrategia. Se establece la celebración de un referéndum secesionista, se fija la fecha, se elaboran las preguntas y casi casi las respuestas. Ya tenemos de nuevo al separatismo tomando la iniciativa y el Estado a remolque de los acontecimientos y con pocas posibilidades de salir airoso.

El Gobierno pierde o pierde. Si se presta a la celebración y se quiebra la soberanía nacional, se genera un gravísimo precedente para otras regiones y se asume el riesgo cierto de que España deje de existir como Estado nación. Mas si el Estado impide la consulta, entonces sí, se desatará una colosal campaña de victimismo que inflamará el ánimo de centeneras de miles de catalanes (incluso no independentistas pero sí partidarios de la consulta) que, como hemos visto, redundaría inmediatamente en beneficio del separatismo.

El nacionalismo, experto en desarrollar escenarios agonísticos, hábil elevando constantemente la tensión, ha obtenido siempre los réditos deseados. Las nueces que dirían los otros. Pero esta vez Mas puede acabar siendo víctima de su propia propaganda. Una parte importante de los catalanes no tolerará que el viaje a Ítaca que les prometió y para el que ya están embarcados, no arribe a puerto. Ha llevado la situación a tal punto de sobreexcitación que ha acabado por perder el control. Y las consecuencias pueden ser dramáticas.


IR ARRIBA
¿Te ha gustado este artículo? Coméntaselo a tus amigos y conocidos:
en twitter

España inteligible



ACCESO DIRECTO
http://www.elsemanaldigital.com/blogs/espana_intel
ARCHIVO
JUNIO 2014

Escenarios agonísticos

Finis Hispaniae

Ingeniería del lenguaje

Madina y el Rey

Ver artículos de otros meses

ABRIL 2015 (2 artículos)

MARZO 2015 (3 artículos)

FEBRERO 2015 (3 artículos)

ENERO 2015 (3 artículos)

DICIEMBRE 2014 (4 artículos)

NOVIEMBRE 2014 (3 artículos)

OCTUBRE 2014 (4 artículos)

SEPTIEMBRE 2014 (5 artículos)

AGOSTO 2014 (1 artículos)

JULIO 2014 (3 artículos)

JUNIO 2014 (4 artículos)

MARZO 2014 (2 artículos)


PUBLICIDAD

Publicidad / Contactar / Quiénes somos / Estadísticas
Copyright © El Semanal Digital, S.L. ® El Semanal Digital es una marca registrada. Derechos reservados. España. 2006
Oficina central: C/ Sopelana 11, Oficina 201, 28023, Madrid. Teléfono: 91 4585773 - Fax.: 91 3077652
Política de información / Política de privacidad / Aviso legal /  RSS
  Auditado por Comscore