Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
El Semanal Digital
27 noviembre 2014. Actualizado 00:05Director: Antonio M. Beaumont
Ir a la portada       España       Mundo       Economía       Motor       Medios       Deportes separador     Blogs       Reportajes separador Ir a Chismógrafo
   Galería de fotos · Hemeroteca · RSS · El tiempo · Traductor · Callejero · Seguros · Casas
  Buscar  
Síguenos Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
 
8 de junio de 2012  Imprimir este artículo Enviar a un amigo Aumentar texto Reducir texto Compartir: Acceder al RSS Comparte esta noticia en Facebook Comparte esta noticia en Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé Enviar a Digg Enviar a MySpace
Quiero sobrevivir a mi primera cita
Como una lleva unos cuantos años en el planeta citas sin cosechar grandes éxitos, he decido recopilar los que, a mi modo de ver, son los mejores consejos para tamañas ocasiones. Está claro que el hombre y la mujer son de planetas distintos, pero con la suficiente planificación militar, la primera cita puede ser el comienzo de algo que termine bajo unas cálidas sábanas y no en el frío placer solitario.

• Lo primero y más importante, sé tú misma. Que es lo que llevo haciendo toda la vida con éxito nulo. Porque si hubiera funcionado, en lugar de consejos para citas probablemente estaría escribiendo "Cómo criar un hijo futbolista, uno tenista y uno ministro como estrategia de diversificación en tiempos de crisis".

• Sé misteriosa… Cuidado que ya viene Paco con la rebaja sobre ser yo misma. Ahora resulta que me tengo que convertir en una novela de John Grisham y tenerle enganchado al argumento por lo menos un par de citas más hasta que, o se impaciente, o yo me invente un final fascinante lleno de pasión.

• Vístete apropiadamente. Uff, uff y uff. Partiendo de mis experiencias anteriores en las que he acabado en tacones de 10 cm andando dos kilómetros porque vestía apropiadamente para el restaurante pero no para la neurosis de mi galán, que decidió que había que quemar las calorías de cualquier comida ingerida después de las 6 de la tarde rápidamente, este punto siempre es un problema. Si voy muy casual me toman por su hermana recién levantada (y eso que no salgo en pijama a la calle, lo juro), si voy muy formal soy una pija insoportable y si llevo un vestido un poco corto tengo asegurada una noche entera defendiendo mi espacio vital.

• Déjale que sea él quien hable. Aunque te enfrentes al dilema de ¿y si me aburro? ¿qué hago? ¿cómo paro el bostezo? Porque sinceramente, no me gusta la Formula 1, no entiendo de futbol, no sé para qué sirven las rayas de las canchas de tenis y sé que tengo un iPad porque lo pone en la caja. De los detalles exactos de su nacimiento, su infancia y todo ese universo personal desconocido, ni rastro.

• Ofrece pagar. Sí, la caballerosidad es una cosa del siglo pasado por mucho que nos joda. (Vale, pero si al salir del restaurante el individuo me da su mitad en monedas de menos de 50 céntimos, no soy responsable de mis actos).

En definitiva, habla lo que quieras, paga o deja pagar, invéntate lo que necesites y bosteza lo que la situación requiera, pero no finjas algo que no eres ni nunca podrás ser. Una buena solución para que la cosa eleve sus posibilidades de éxito sería planear una actividad concreta, así eliminarás las dudas sobre si vas vestida apropiadamente, no tendrás que ser misteriosa, ni oír el resumen detallado del último enfrentamiento ligero. Y si la cita es un desastre, no tendrás que ir al baño a programar una auto-llamada a tu móvil fingiendo que eres la vecina informándote de que tu casa se ha inundado dañando irreparablemente tu colección de zapatos. Y por favor, no te olvides de compartir todos los detalles con tus amigas después, ¿qué placer hay sino en una cita sin compartirla?
¿Te ha gustado este artículo? Coméntaselo a tus amigos y conocidos:
en twitter
COMENTARIOS
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. ¿Te ha gustado? ¿Qué destacarías? ¿Qué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.


El horario para añadir comentarios es de 7:00 a 00:00



ACCESO DIRECTO
http://www.elsemanaldigital.com/blogs/
ARCHIVO


PUBLICIDAD

Publicidad / Contactar / Quiénes somos / Estadísticas
Copyright © El Semanal Digital, S.L. ® El Semanal Digital es una marca registrada. Derechos reservados. España. 2006
Oficina central: C/ Sopelana 11, Oficina 201, 28023, Madrid. Teléfono: 91 4585773 - Fax.: 91 3077652
Política de información / Política de privacidad / Aviso legal /  RSS
  Auditado por Comscore