Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
El Semanal Digital
20 abril 2014. Actualizado 22:48Director: Antonio M. Beaumont
Ir a la portada       España       Mundo       Economía       Motor       Medios       Deportes separador     Blogs       Reportajes separador Ir a Chismógrafo
   Galería de fotos · Hemeroteca · RSS · El tiempo · Traductor · Callejero · Seguros · Casas
  Buscar  
Síguenos Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
 
10 de junio de 2011  Imprimir este artículo Enviar a un amigo Aumentar texto Reducir texto Compartir: Acceder al RSS Comparte esta noticia en Facebook Comparte esta noticia en Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé Enviar a Digg Enviar a MySpace
A FONDO
Las clases medias, en proceso de extinción
Algunas de las tesis claras contenidas en mi libro Historia clara de la España reciente (Editorial Rambla) parecen resultar polémicas, porque la racionalidad ha sido suplantada por la consigna y la propaganda. Es un hecho que durante el franquismo, a raíz del Plan de Estabilización del 1959 de Alberto Ullastres, se generan las amplias medias, que ahora, con el socialismo, en su vertiente zapateril, están en trance de extinción.

El éxito de Franco como dictador –en el bien entendido caso de que todas las dictaduras son censurables- fue hacer una dictadura barata, con pocos políticos y bajos impuestos, mientras el fracaso al que asistimos estriba en que se hizo una democracia –con muy graves déficits y una abusiva concentración de poderes- muy cara, que convierte a la sociedad en insostenible.

Entre 1962 y 1973, el crecimiento fue sostenido y elevado. Según datos de la OCDE, el PIB alcanzó un crecimiento del 7,7%, frente al 4,7 de la Comunidad Económica Europea. Se mantuvo siempre una situación de pleno empleo. España, que en la larga posguerra había exportado excedentes de población, empezó a permitir su retorno. Se generaron dos millones y medio de nuevos puestos de trabajo. La participación de los trabajadores en la riqueza nacional pasó del 53 al 61%. Se erradicó el analfabetismo y el consumo de carne por habitante y año pasó de 25 a 51 kilógramos. Y, lo más importante, surgió una amplia clase media propietaria, algo que no había existido nunca en la historia de España y que constituía un auténtico cambio sociológico.

Por el contrario, desde el año 2000 al 2008 las filas de las clases medias han tenido más de 900.000 bajas, que habían pasado a nutrir los sectores más desfavorecidos. En ese último año, el 58% de los ciudadanos ganaban 1.000 euros o menos, de los cuales el 30% se podían considerar en el umbral de la pobreza y el 20%, extremadamente pobre. La concentración de riqueza es mucho mayor que en el franquismo: en el año 2011, el 1% de los españoles concentraba el 10% de la riqueza nacional y el 10 el 60%.
¿Te ha gustado este artículo? Coméntaselo a tus amigos y conocidos:
en twitter


ACCESO DIRECTO
http://www.elsemanaldigital.com/blogs/
ARCHIVO


PUBLICIDAD

Publicidad / Contactar / Quiénes somos / Estadísticas
Copyright © El Semanal Digital, S.L. ® El Semanal Digital es una marca registrada. Derechos reservados. España. 2006
Oficina central: C/ Sopelana 11, Oficina 201, 28023, Madrid. Teléfono: 91 4585773 - Fax.: 91 3077652
Política de información / Política de privacidad / Aviso legal /  RSS
  Auditado por Comscore