INICIO -- -- ESPAÑA
PILLÓ A SU PÚBLICO POR SORPRESA
Felipe González desvela el enigma de su "divorcio" de Alfonso Guerra
Ana I. Martín
Casi 18 años han tenido que pasar para que cuente qué pasó en aquel enero de 1991. Lo hizo ante la vieja y la nueva guardia de su partido y, para más morbo, con el otro protagonista delante.
TRAS 18 AÑOS DE SILENCIO
Ha pasado tanto tiempo que pocos esperaban ya una explicación de Felipe González sobre su ruptura con Alfonso Guerra, pero este miércoles la dio.
Pocos hombres debe de haber sobre la faz de la Tierra capaces de juntar en una misma sala a los irreconciliables Felipe González y Alfonso Guerra. Juan Carlos Rodríguez Ibarra es uno de ellos, y la de este miércoles en el Círculo de Bellas Artes fue la tercera vez que lo consiguió.

Han pasado casi 18 años desde que el entonces vicepresidente del Gobierno abandonara a su media mitad. Más que ríos, cataratas de tinta han corrido sobre aquel episodio, pero sus protagonistas nunca lo habían aclarado. Hasta este miércoles. Ante unas cuantas decenas de oídos privilegiados -muchos de la vieja guardia socialista-, el ex presidente desveló lo que sucedió en aquel enero de 1991, para sorpresa de todos. Y, para añadir más morbo a la confesión, la otra parte implicada estaba presente. "Yo no cesé a Alfonso Guerra, dimitió. Hablamos, yo creía que debía dimitir y dimitió, pero yo no le cesé y si no hubiera dimitido habría seguido".

La presentación del libro Rompiendo cristales. Treinta años de vida política giró precisamente en torno a aquel episodio, que ni el ex presidente de la Junta de Extremadura había sido capaz de esclarecer en 400 páginas. "Felipe ha aclarado una cosa que yo no sabía", confesó Rodríguez Ibarra minutos después. A su juicio, "la mejor pareja del siglo XX y de lo que llevamos del XXI" se distanció o "dejó de entenderse" cuando empezaron a necesitar "explicarse". Y a ese divorcio atribuye él el "paréntesis" de ocho años de hegemonía de José María Aznar.

Dos horas de "clase"

González y Rodríguez Ibarra parecían dos profesores impartiendo una clase que se prolongó durante casi dos horas. De hecho, uno de ellos ha vuelto a sus orígenes en la Universidad de Extremadura. Y entre sus alumnos había nombres como los de José Bono, Jordi Sevilla, Juan Fernando López Aguilar, María Antonia Trujillo, Celestino Corbacho, Magdalena Álvarez, Miguel Sebastián, Bernat Soria, Txiki Benegas, el propio Alfonso GuerraTomás Gómez, Guillermo Fernández Vara y hasta, del otro bandoFrancisco Álvarez Cascos, acompañado de su inseparable mujer.

Uno y otro hablaron de la crisis económica, del ecologismo, del Estado de las Autonomías, de la globalización, de la era de las nuevas tecnologías, del fin de ETA, de la derecha y del nacionalismo, el asunto que a día de hoy quita al sueño al político al que, después de 25 años al frente de la Comunidad extremeña, el corazón le pidió un respiro.

Rodríguez Ibarra
lo cuenta en su libro: es partidario de que en el Congreso sólo tengan representación los partidos que alcanzan un 5% de los votos en toda España. El resto, al Senado. "Toda la identidad de los nacionalistas se transforma en euros cuando llega el momento de negociar los Presupuestos", bramó el extremeño, de quien es de sobra conocida su enemistad con Pasqual Maragall, al que él considera un "nacionalista", pese a llevar las siglas del PSOE en su solapa. 

"Distribuir el poder es bueno, centrifugarlo es un disparate", había afirmado poco antes González al respecto de la descentralización de competencias. "La pérdida de los elementos de cohesión, más cualitativos que cuantitativos, es un desastre".

La cita, con vino posterior como buen reencuentro que se precie, le sirvió a Rodríguez Ibarra para clamar a los cuatro vientos por enésima vez que ni echa de menos la política, ni está "en contra" de Zapatero ni ha dejado de ser leal a sus "orígenes", su "tierra", su "país" y su "partido".

IR ARRIBA
Publicidad / Contactar / Quiénes somos / Estadísticas
Copyright © El Semanal Digital, S.L. ® El Semanal Digital es una marca registrada. Derechos reservados. España. 2006
Oficina central: C/ Sopelana 11, Oficina 201, 28023, Madrid. Teléfono: 91 4585773 - Fax.: 91 3077652
Política de información / Política de privacidad / Aviso legal /  RSS
  Auditado por Comscore