Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
El Semanal Digital
30 julio 2014. Actualizado 00:45Director: Antonio M. Beaumont
Ir a la portada       España       Mundo       Economía       Motor       Medios       Deportes separador     Blogs       Reportajes separador Ir a Chismógrafo
   Galería de fotos · Hemeroteca · RSS · El tiempo · Traductor · Callejero · Seguros · Casas
  Buscar  
Síguenos Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
INICIO -- -- MEDIOS
DE LA CLANDESTINIDAD AL ÉXITO
Jiménez cuenta por qué triunfa "El Gato" y desvela un secretillo
Manuel R. Ortega
Ana Gugel, los "fontaneros", las entrevistas más duras y las más satisfactorias… El periodista de moda, director de "El Gato al agua", habla sobre la receta para haber subido como la espuma.
3 de mayo de 2009  Imprimir este artículo Enviar a un amigo Aumentar texto Reducir texto Compartir: Acceder al RSS Comparte esta noticia en Facebook Comparte esta noticia en Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé Enviar a Digg Enviar a MySpace
"El Gato al agua" y su director, Antonio Jiménez, se han convertido en el espacio televisivo de referencia para un público identificado con el centro-derecha.
"¿Hay alguien ahí viéndonos?" Las memorias más resistentes aún recuerdan la frase con que Antonio Jiménez comenzó la primera emisión de El Gato al agua en Intereconomía TV. "Era en un plató alquilado de Efe, con un decorado de cartón piedra de serie B de televisión venida a menos, en una mesa ridícula en la que sólo éramos tres, y emitiendo un programa por la noche en una televisión económica", explica el propio Jiménez al respecto. A día de hoy, sin embargo, la pregunta se contesta sola con unos datos medios de un millón de televidentes en acumulado, en torno al 4,9 de share en TDT y más de diez en el share de temáticas.

¿Cómo se pasa de la "marginalidad televisiva" a unas cifras que hacen tirarse de los pelos a la competencia en TDT? Es la primera pregunta que se le plantea a Jiménez en su despacho del Paseo de La Castellana, sede de Intereconomía. Una habitación atestada de libros y recuerdos en la que, sobre la mesa, se acumulan los periódicos y las revistas. El largo Jiménez se acopla en su silla, deja los móviles y el estuche de las lentillas y dispara:

- El mérito es del conjunto del programa. Buscábamos conciliar lo bello con lo útil y, además, faltaba un programa como éste en la noche televisiva, que sin embargo sí ha existido en la radio desde siempre, de ahí que apostáramos por la emisión conjunta en ambos medios. De hecho, siempre hemos buscado esas sinergias en esta casa, donde los informativos de radio y televisión son los mismos. Buscamos un valor añadido a las noticias. También es indudable que el éxito de El Gato ha residido en conseguir que los espectadores se identifiquen con el espacio, que haya una gran interactividad no sólo a través de los SMS, sino también su capacidad para premiar y castigar a los contertulios".

Una idea original

El parto de El Gato salió de tres cabezas, según la versión intereconómica: las de Julio Ariza, Xavier Horcajo y Rafael Martínez Simancas, ahora director de Madrid en la Onda en Onda Madrid y autor de ese formato tan peculiar, las Güebguerías, en El Semanal Digital. Cuando se puso en marcha, Jiménez, sobre el que recayó la responsabilidad de llevarlo adelante, era un hombre de radio de toda la vida. Nunca había hecho televisión: "Lo que más costó fueron los tics radiofónicos, por ejemplo las gesticulaciones, sobre todo a mí, que las empleó muy a menudo. En televisión hay que ser más comedido, la puesta en escena obliga a ser menos espontáneo. Con el paso del tiempo nos hemos relajado algo más y creo que eso ha contribuido a generar una frescura que es otra seña de identidad del programa. Para eso digo a menudo que estoy casado con la televisión, pero mi amante sigue siendo la radio. Y es que nos gusta la seriedad pero no para vestirnos de luto".

Desde luego, pocos contertulios de El Gato se gastan ademanes de luto. Eso sí, una de las principales críticas al programa –que, a su vez, es una características que suelen encantar a los gatoadictos- es un excesivo escoramiento hacia la derecha y contar con tertulianos de izquierda que ejercen como sparrings. Cuando se le plantea el asunto, Jiménez sonríe, echa mano de un par de baquetas y reconoce que "pueden estar en lo cierto". ¿Sólo eso? "Somos críticos porque creemos que hay razones suficientes para afearle la conducta al Gobierno en aquellos principios, valores e ideales que comparte esta casa. Buscamos una complicidad con nuestra audiencia y estamos donde nos piden, donde nos sentimos cómodos, porque forma parte de nuestro ideario".

Idearios al margen, la duda es: ¿hay piques entre los contertulios por llevarse el gato? "Creo que sí, aunque aparentemente ya no existe esa competencia tan dura que se vivía al principio del programa", señala su director. En la actualidad, la nómina de colaboradores está en torno a los cuarenta. "Todos dejan huella cada noche", explica el director del programa, fajándose como excelente diplomático.

De gatos y gatas

Mucho gato al agua, mucha entrega del muñeco, pero el emblema del programa está a buen recaudo. Quien esto escribe ha vivido en primera persona cómo algunas personas preguntan al director de esta casa, Antonio Martín Beaumont, donde mete tantos gatos. No será el único, supongo. Así que ya tienen respuesta a sus dudas, gatoadictos.

- Don Antonio, siento reventarle el mito ante los fans, pero, ¿por qué no sale el gato del plató?

- Jajaja. El gato no sale del plató porque no habría dinero para pagar los que llevamos repartidos. Este es un gato histórico, el que está tumbado en el barreño y que simboliza el logo del programa. No tenemos más figurita que esa y para nosotros es como un incunable.

El gato en el barreño será un símbolo y dará nombre al programa. Pero la gata de El Gato es otra seña de identidad tan importante, o más, que el bicho en cuestión. ¿Qué decir de Ana Gugel, musa de gatoadictos y reina de los foros de Internet de los seguidores del programa? El periodista de Jaén no tiene más que una carrera de elogios para ella: "Es una todoterreno. La puedes poner delante de una cámara para leer una noticia con total credibilidad pero también para elaborarla, que es lo más importante. A mí, personalmente, es lo que más valoro de ella. A partir de ahí, tiene un aspecto innegable, y es su belleza. Es una mujer a la que le quiere la cámara, pero no tanto por ser tan guapa, sino porque transmite una enorme credibilidad".

- Por cierto, vaya disgusto que dio usted cuando anunció que Gugel se había casado…

- ¡Lamentablemente se nos ha casado!, estalla riendo. Es broma, ¡eh! El día que falta en el programa nos falta algo. Hemos llegado a un nivel de complicidad extraordinario: sólo con una mirada y un pequeño gesto nos comunicamos. Un tándem que ya forma parte de la iconografía de El Gato. Espero que a partir de estas declaraciones valoren mucho más a Ana Gugel no sólo por su belleza, que es innegable, sino también por su personalidad, que es extraordinaria.

Los fontaneros

Así da gusto tener jefes, oigan. No obstante, además de Jiménez, de Gugel y del felino en remojo, El Gato son más personas que no suelen salir en cámara: "Redactoras como Vanessa Alonso, Alicia Gracia, Pilar Blanco, Beatriz… Técnicos como Carlos Pécker y Rubén Calvo. No quiero olvidarme de Elena Fraile o Javier López, productores, que llevan el tema de los mensajes, el Gatómetro… hasta el vino. Porque alguien tiene que ocuparse de que no nos falte el vino. De todas formas nunca faltan manos". Ojo al mensaje, don Julio.

Entrevistas sudadas y con satisfacción

Cuando al de Jaén se le pregunta por las entrevistas que más ha tenido que sudar para llevar al plató a su interlocutor, reconoce que aquellas procedentes de ámbitos del Gobierno. "Estaba justificado. Este es un programa muy crítico con el Ejecutivo y traer a Celestino Corbacho, Alfredo Pérez Rubalcaba o José Blanco no ha sido fácil. Pese a todo, y teniendo la línea editorial que tenemos, eso no significa que no tratemos con respeto a nuestros invitados. De hecho algunos han repetido, como Corbacho. Si hay que criticar su gestión, lo haremos con toda crudeza; si hay que ponderar algo que reconozcamos positivo, tampoco tendremos inconveniente en hacerlo", explica Jiménez.

En cuanto a las que mayor satisfacción le han dado últimamente, reconoce que han sido la efectuada a Mariano Rajoy y, sobre todo, a Blanco, aún como máximo dirigente del PSOE:

- Blanco ha sido una de las bestias negras de este programa, uno de los más criticados por los contertulios. Se le ha cuestionado más que aplaudido. Pero es verdad que desde que ha tomado posesión como ministro de Fomento le hemos aplaudido por como ha hecho las cosas. Por ejemplo, la reunión con la presidenta madrileña Esperanza Aguirre y con aquellos con los que juzgaba que debía romper el recuerdo de la pésima gestión de su antecesor".

Todo un reto, sin duda, sentar en un plató de una televisión de derechas a un tipo como Blanco. Aunque, bien visto, ¿qué mayor reto que haber puesto en órbita una tertulia nocturna, en prime time, y en TDT, que ha conseguido colarse entre las cinco favoritas de los sondeos de un diario tan poco coincidente en la línea editorial con Intereconomía como Público?

IR ARRIBA
¿Te ha gustado este artículo? Coméntaselo a tus amigos y conocidos:
en twitter

PUBLICIDAD
Redes SocialesSíguenos en FacebookSíguenos en Twitter
ÚLTIMA HORA+ TITULARES



LO MÁS VISTO+ TITULARES
1. El millonario varapalo judicial que ha dejado hundida a la colaboradora
2. No es fácil ni rápida la recuperación de la periodista Maria Antonia Iglesias
3. El "pacto" entre hermanos de Felipe y Cristina: ni para ti, ni para mí
4. Urdaci refuerza la parrilla de 13TV y crecen los problemas para Pedrerol
5. Lo verdaderamente importante de la confesión de Jordi Pujol: sin paños calientes
6. Alberto Isla, henchido cual pavo real, se lía la manta a la cabeza
7. La hemeroteca se empeña en amargarle la vida a Pujol... y a Ferrusola
8. La más gorda de Belén Esteban, los fans de Rahola y el plan de Podemos
9. La inesperada sorpresa de la presentadora y el trasero de María Patiño
10. La extrema delgadez de la modelo desata la polémica en las redes
PUBLICIDAD

Publicidad / Contactar / Quiénes somos / Estadísticas
Copyright © El Semanal Digital, S.L. ® El Semanal Digital es una marca registrada. Derechos reservados. España. 2006
Oficina central: C/ Sopelana 11, Oficina 201, 28023, Madrid. Teléfono: 91 4585773 - Fax.: 91 3077652
Política de información / Política de privacidad / Aviso legal /  RSS
  Auditado por Comscore